lunes, 15 de febrero de 2016

Oración por el Jubileo de la Misericordia

Es conveniente no olvidar que, con ocasión del Año Santo, el Papa ha querido componer una oración especial. Es oportuno que la Oración por el Jubileo de la Misericordia sea recitada comunitaria e individualmente. Será un signo de unidad entre las comunidades de todo el mundo al implorar la misericordia del Señor, para que este acontecimiento eclesial pueda dar frutos de conversión y de encuentro con el Padre bueno (Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización. Misericordiosos como el Padre. Subsidios para el Jubileo de la Misericordia 2015-2013).

Señor Jesucristo,
tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo,
y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él.
Muéstranos tu rostro y obtendremos la salvación.
Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero;
a la adúltera y a la Magdalena del buscar la felicidad solamente en una creatura;
hizo llorar a Pedro luego de la traición,
y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido.
Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a la samaritana:
¡Si conocieras el don de Dios!

Tú eres el rostro visible del Padre invisible,
del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia:
haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, su Señor, resucitado y glorioso.
Tú has querido que también tus ministros fueran revestidos de debilidad
para que sientan sincera compasión por los que se encuentran en la ignorancia o en el error:
haz que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios.

Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción
para que el Jubileo de la Misericordia sea un año de gracia del Señor
y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres
proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos
y restituir la vista a los ciegos.
Te lo pedimos por intercesión de María, Madre de la Misericordia,
a ti que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
Amén. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario