miércoles, 15 de julio de 2015

Consagración a María

CONSAGRACIÓN DE SÍ MISMO A JESUCRISCO, LA SABIDURÍA ENCARNADA, POR LAS MANOS DE MARÍA.
Oh Jesús, Sabiduría eterna y encarnada, te adoro en la gloria del Padre, durante la eternidad, y en el seno virginal de María, en el tiempo de tu Encarnación.

Te agradezco que hayas venido al mundo, - hombre entre los hombres y servidor del Padre - para librarme de la esclavitud del pecado. Te alabo y glorifico porque has vivido en obediencia amorosa a María, para hacerme fiel discípulo tuyo.

Desgraciadamente, no he guardado las promesas y compromisos de mi bautismo, no soy digno de llamarme hijo de Dios. Por ello, acudo a la misericordiosa intercesión de tu Madre, esperando obtener por su ayuda el perdón de mis pecados y una continua comunión contigo, Sabiduría Encarnada.
Te saludo, pues, oh María Inmaculada, templo viviente de Dios: en ti ha puesto su morada la Sabiduría eterna para recibir la adoración de los ángeles y de los hombres. Te saludo, oh Reina del cielo y de la tierra: a ti están sometidas todas las creaturas. Te saludo, Refugio seguro de los pecadores: todos experimentan tu gran misericordia! Acepta los anhelos que tengo de la divina Sabiduría y mi consagración total.

Yo,……………………………………………………………………, pecador infiel, renuevo y ratifico hoy en vuestras manos los votos de mi bautismo. Renuncio a Satanás, a sus seducciones y a sus obras y me consagro a Jesucristo para llevar mi cruz con El, en la fidelidad de cada día a la voluntad del Padre.

En presencia de toda la Iglesia, te reconozco ahora, por mi Madre y Soberana; te ofrezco y consagro mi persona, mi vida y el valor de mis buenas acciones pasadas, presentes y futuras; dispón de mí y de cuanto me pertenece para la mayor gloria de Dios, en el tiempo y en la eternidad.
Madre, del Señor, acepta mi oblación y preséntala a tu Hijo: si El me redimió con tu colaboración, debe ahora recibir de tu mano el don total de mí mismo. Que yo viva plenamente esta consagración para prolongar en mí la amorosa obediencia de tu Hijo y dar respuesta vital a la misión que Dios te ha confiado en la historia de la salvación. Madre de Misericordia, alcánzame la verdadera Sabiduría de Dios y hazme plenamente disponible a tu acción maternal. Oh Virgen fiel, haz de mí un auténtico discípulo de tu Hijo, la Sabiduría Encarnada. Contigo, Madre y Modelo de mi vida, llegaré a la perfecta madurez de Jesucristo, en la tierra, y a la gloria del cielo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario